lunes, abril 22

El Rey mostró respeto por las resoluciones de los órganos judiciales: “Sin un sistema de justicia independiente no hay comunidad política democrática”.

Felipe VI realizó estas misericordias «respetando las resoluciones dictadas por los órganos judiciales». Una condición imprescindible, junto con la igualdad de todos ante la ley, en una democracia. Palabras del jefe del Estado durante el acto de entrega de despachos a los nueve jueces, en Barcelona. Acto en el Rey subrayado que «la independencia de la Justicia es la esencia del Estado de Derecho, y todo lo que es necesario preservar y respetar». “Sin un poder judicial independiente no hay comunidad política democrática. La (independencia) del poder judicial como institución es fundamental para el buen funcionamiento de nuestra democracia, así como de cada partido en el ejercicio de su función”, afirmó. Palabras que también respaldó el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Vicente Guilarte, y que derivaron en ataques de varios miembros del Gobierno contra el magistrado que investiga la causa del terrorismo contra el tsunami democrático. Ante los integrantes de la 72 promoción de la carrera judicial, don Felipe, los registró que están en algún lugar «sólo al imperio de la ley» y, como norma fundamental del Estado, a la Constitución. Pensando en uno de nuestros padres fundadores, Miquel Roca, presente en la audiencia del Foro de Barcelona, ​​el Rey subrayó que es la Carta Magna la que se alza como criterio rector y guía de cada nueva decisión que se tome. “No es el origen de nuestro sistema de libertades, sino el marco de convivencia entre españoles, clave para la estabilidad y prosperidad del país y, en particular, garantía de los valores supremos de una sociedad libre”. Es por esto que se establece que la Constitución, en su artículo 1, establece que España se constituye como una ley social y democrática que promueve la justicia. “Porque sin justicia, y sobre todo, sin una justicia independiente, realmente no existe el concepto de comunidad política democrática”, dijo don Felipe. Antes de finalizar su intervención, Rey tuvo un sentimiento de agradecimiento hacia los dos guardias civiles asesinados en Barbate, Miguel Ángel González y David Pérez Carracedo. “Aquí queremos transmitir toda nuestra solidaridad a nuestros seres queridos, además de desear que nuestros compañeros héroes se recuperen rápidamente. Siempre estoy en contacto con mi reconocimiento y respeto, con el apoyo de la Corona y, sobre todo, con el agradecimiento de los españoles”.