lunes, abril 22

Jannik Sinner: “Siempre mantengo la calma, la mente es la única que se puede controlar” | Tenis | Deportado

Dos semanas después de haber coronado el Open de Australia y de haber realizado la primera gran racha de una carrera fabulosa, Jannik Sinner (San Cándido, Italia; 22 años) se muestra rotundo al otro lado de la pantalla y disputa una reducida selección de medios. internacionales, entre ellos EL PAÍS. El cabello retorcido y el pelirrojo le dan un aire relajado que no puede esperar a ver con ese competidor en el cielo que parece no sentir presión alguna, que se mueve como una automática y que se agita según el intercambio de alta intensidad. Cuando se coloca la gorra, el joven italiano se transforma. “Bueno, cuando tenía seis o seis años yo decía que sí, pero no diré mucho. En general, siempre intento estar tranquila y a partir de ahora soy así”, afirma en el transcurso de una conversación en la que hace gala del mismo aplomo que la ha guiado hacia la élite del tenis, donde ya está luchando. Uno contra uno contra los otros dos referentes del momento, Novak Djokovic y Carlos Alcaraz.

Para llegar hasta aquí, Sinner ha completado una trama inusual. Creció jugando al fútbol y, sobre todo, descendiendo los Dolomitas de su región, hasta llegar a la frontera con Austria. Volví a ser campeón nacional de exploración con un año, pero prefería la raqueta. “Creo que esto me ha ayudado a mantener un buen equilibrio corporal y también cuando camino, pero es muy diferente. La forma de sentirte frente al espejo es diferente, porque cuando te tiran puede pasar cualquier cosa, y el tenis no es tan peligroso”, señala. También ideó la forma más habitual de acceder al circuito de élite. Ignoró la escalera intermedia y saltó directamente al profesionalismo. “Siempre me ha gustado enfrentarme a mejores rivales que yo, porque siento que esta es la mejor manera de ponerme a prueba y aprender cosas nuevas. He jugado algunos torneos juveniles con chicos de 15 o 16 años, pero después de jugarlos futuros (junto con los retadores, el precursor del circuito ATP). Estar dentro de los cinco o diez mejores días clasificación júnior no era importante para mí; lo importante era superar esos momentos complicados en una pista”, afirma.

Al día siguiente, en el restaurante de sus padres, también ayudó a forjar una mentalidad prácticamente inalterable. Una estabilidad emocional que su principal entrenador, Darren Cahill, recuerda haber logrado en momentos delicados para sus hijos Björn Borg y Mats Wilander. “Obviamente a veces me emociono porque me siento confundido, pero normalmente controlo mi cabeza. Esto es lo que me hace sentir lo suficientemente seguro. Creo que he dado un salto hacia este sentimiento en los últimos años, especialmente en la última temporada, para entenderme un poco mejor. Al fin y al cabo, la mente es lo único que puedes controlar”, prosigue, consciente de que los últimos meses y, en particular, el resultado final en Australia la han situado en el primer piso y, por tanto, la historia cambiar a empezar ahora.

Sinner, durante un entrenamiento en Róterdam.ROBÍN UTRECHT (EFE)

Si el curso pasado ha sido un mano a mano entre Djokovic y Alcaraz, la oferta actual ofrece una alternativa significativa que esta vez se hizo notar de inmediato, en Melbourne. Todo, un recital. Una verdadera transición. Otro ko antes que el serbio, el tercero en menos de tres meses. “Sí, sobre todo. Siento que ahora me respetas más, pero al mismo tiempo todo es diferente, porque me conozco mucho mejor y sé cuáles son mis debilidades. Tengo que estar preparado para él y por eso intervendré para reaccionar ante esta situación que es nueva. Sabes jugar. En ese sentido, antes era poco conocido, pero ahora todos, o al menos la mayoría, no quieren perder nada conmigo, y es algo diferente porque mis rivales jugarán con menos presión”, anticipa.

En cualquier caso, Sinner -ya desde el sprint, estos días presente en el torneo de Róterdam- asegura que el aldabonazo australiano o la fama creciente variarán absolutamente su plan. “Siempre tienes presión, pero la presión mayor la impongo yo mismo; el resto no es nada que me afecte”, apunta el cuarto número del mundo. «¿Puedes conseguir uno? Sí, pero hoy hay tres grandes cosas que hacer y me gustaría hacerlas mejor que el año pasado. En Wimbledon habrá semifinales y no será fácil mejorarlas; en Roland Garros pasó a segunda ronda; y en el US Open ganó los octavos. Uno de los objetivos es mejorarlo en estos torneos. Pero estoy dando un paso. Para ser uno primero es necesario pasar por dos y el primero por tres. A ver qué podemos hacer este año”, añade la humildad que la caracteriza.

El pecador posa con el trofeo australiano el próximo 31 de noviembre en el Coliseo.Giampiero Sposito (Getty Images)

Se dice que es un italiano muy poco italiano, o que no corresponde al prototipo de italiano. Contento, blanco y prudente, silencioso y sobrio en acción, sabiendo que apenas tuvo un par de días libres se mudó a Australia y que cuando se mudó a Roma para ser apresado por la presidenta Giorgia Meloni, se lastimó para fortalecer su físico. en gimnasio. “Ahora me tenéis más atención, pero nada ha cambiado”, dice en inglés, un modismo que domina junto al alemán. “Lo único que sabemos es qué tenemos que mejorar si queremos conseguir los próximos objetivos”, prosigue, reclamándole “ser un jugador más completo” y deseándole un buen futuro a él, a Alcaraz (20 años) y al Dane Holger Rune (20 años). ) estás llamado a dar los pasos de tu deporte si no eres un rebelde.

«Cada uno tiene un estilo de juego distinto y también algunos diferentes en el aspecto mental, y eso es algo muy bueno», afirma, al tiempo que asume el paralelismo con Djokovic. “Sí, creo que mi tenis es como el de Novak. Los dos jugamos bien desde abajo, pero también intentamos ir al rojo y nos deslizamos de forma similar. Me siento afortunado de haber coincidido con él, Federer y Nadal, aunque lamentablemente Roger no seas tú. Pretendo observar todo lo que se hace dentro y fuera de la ropa para aprender», prolonga antes de contestar la pregunta final, que se leerá tantas veces como se supone: «Uf, es difícil decidir dónde estaré dentro de una década». , pero quizás puedas mirar a tu alrededor y decidir que puedes disfrutar cada momento. Lo importante ahora es que tengo un buen grupo de personas detrás de mí en las que puedo confiar. Lo que puedas pasar en el futuro no puede ser sable, pero sí, es valiente contactar a las personas adecuadas en tu barrio, para recorrer el camino juntos. De eso se trata”.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_