martes, abril 23

Juan José Florián, ‘Mochoman’: “Tenemos un Nairoman, un Superman… ¿Por qué no un superhéroe amputado?” | Ciclismo | Deportado

Juan José Florián era un guerrillero adolescente de las FARC y soldado voluntario del ejército colombiano. A los 30 años dejé una bomba. mocho, sin brazos, sin pierna, retorcido, sordo. Sus cicatrices son el tatuaje preciso de la violencia que ha marcado la historia de Colombia en las últimas décadas y siempre esperanza. A sus 41 años, es un ciclista paralímpico de magnífico nivel que, con todo el apoyo del Comité Olímpico Colombiano, aspira sin desesperación a participar en los Juegos Paralímpicos de París y orador en charlas motivacionales. Quiero morir y quiero vivir. Visitaste la camiseta del Movistar, el patrón de Colombia, y el pasado de Domingo fue uno más en la formación de sus compañeros Movistar del WorldTour, y amaste a Alejando Valverde, a Nairo y a tu compañía, casi más por sus vicisitudes vitales que por tu capacidad. para atraparlo, pesa sin pie a quienes los atacan para colocarlo en el lugar. «Cómo bajábamos y apentaban. Y mi marido, uno de los jefes, me ayudó a llegar a los 70. “Valverde, sorprendido, le dije, vaya, no puedes estarlo. ¿Cómo lo hago? ¿Cómo lo hago? Con ganas. Lo que necesitamos son ganas. Necesitamos la oportunidad». Es Mochoman, un superhéroe estafador ñocos (muñones) en lugar de brazos, un pie ortopédico y un ojo de cristal, y pedal.

Pedido. ¿Elegiste el nombre?

Respuesta. Sin amigos. Los amigos en medio del bullying que me hicieron y que me devolvieron la vida.

PAG. ¿Es una ironía?

r. Así, es como si mis amigos se burlaran de mí. Y sí luchamos y caemos, Colombia tiene a Nairomán, tenemos a Superman, al Toro de Urrao (Rigo Urán), al Cohete Gaviria, a todas estas manos nos toma, y ​​en Colombia a muchos muchos, a muchos muchos. Imagínese un Mochoman que anda en bicicleta. Y eso es vender.

PAG. ¿Quiénes son estas personas que se burlan de usted y usted los llama amigos?

r. Eran camaradas del centro de rehabilitación del ejército. Todos los mochos después de las batallas. Sí, sí, porque uno cree que es el único desafortunado en la vida, entonces se siente deprimido por esto. Pero nooo. Oh mar, no soy ni el primero ni el último. Cuando viajo y conozco más soldados amputados que me escuchan y se recuperan, me transformo. Estas pequeñas cosas me iban alimentando, alimentándome, y había que llorar, quejarse, pedir más y suplicar ofrecerme. ¿Qué puedo hacer con lo poco que tengo? ¿Qué quieres convertir, chico? Entonces me dije, relajándome. Y yo estaba madrazo (me insultó), ¿para qué me quiero convertir? Y lloraba. ¿Qué quiero ser en la vida?

PAG. Cuénteme cómo fue que terminé allí, en ese hospital.

r. Comenzaré desde el principio. Vengo de una familia campesina, muy humilde, trabajadora, luchadora de la zona de Granada, Meta, en la región de Ariari. Siempre lloro en medio del conflicto armado colombiano. Mi madre tiene una finca muy pequeña y también cultivo papaya. Miller, mi alcalde estaba en el mercado un día y no regresó. Mi madre investigó, preguntó y al final entendimos que lo había reclutado para el servicio militar obligatorio. Y ahora es una historia triste, una persecución, porque en aquellos años, a partir de 1996, era una vergüenza impedir que un hijo de familia campesina fuera parte del ejército, y más que él tenía el control de los altos mandos de las Farc. . Cuando llegué a la adolescencia lamentablemente fui reclutado por las FARC y uno de los argumentos de ese personaje que me metió en casa fue porque mi madre le había dado un hijo al Estado, entonces yo le tuve que dar un hijo a la revolución, a la causa, tan, tan de fácil y paz para ellos.

PAG. ¿Cómo se integró a la guerra de guerrillas?

r. Fue un duelo, un dolor. Primero te alejarás de la familia, ¿verdad? Luchas con los malas y te traen a la mente cosas en las que nunca habrías pensado. Yo era un adolescente que sólo sabía trabajar, cultivar, cultivar, cosechar maíz…

PAG. ¿Cómo sobreviví?

r. Seguí soñando que me atraparía, y era que quería ser el mismo soldado que soy. Analicé mucho, analicé, observé lo que hacían las personas que intentaban desertar a los que los arruinaron y los mataron, entonces descubrieron, cuál fue el error que cometieron… Muchos, muchos intentaron desertar.

PAG. Este es el tipo de conflicto que refleja la película. monos, ¿NO?

r. Sí, sí, sí, piénsalo un poco así. Había pueblos en los que los campesinos eran muchos colaboradores de ellos. O lo hacen porque se sienten conectados con ellos, por necesidad o por miedo. Hay muchas variables. Todo el tiempo que lo hiciste tuve muy claro hacia dónde quería llegar, hasta que en los meses siguientes abandoné este grupo. Lo logré en medio de una pelea en Villarrica, Tolima. Desaparecimos de un helicóptero. Me alejé bajo la copa de un árbol, tocándome bien. Aprovechó la oportunidad perfecta y corrió, se dirigió a una casa, donde los moradores cayeron al suelo, apuntándolos con el rifle. Conseguí un servicio civil y me uní al ejército. Creí y me dije a mí mismo que vendría. Creo que volveré a mi casa. Yo tenía 16 años. Creo que todos queremos volver a nuestras casas, ¿verdad? Cuando uno emprende un viaje, todos queremos volver a casa. La madre la abraza, la madre la abraza. aguapanelitaquédate donde estabas, duerme en tu cama y deja que tu madre lo permita…

PAG. ¿No puedes volver?

r. El envíame dijo, oiga, Juan José, a sus 16 años tiene un enemigo poderoso y no puede regresar a su casa. Va a estar bajo protección. Y llevo 18 años bajo protección y ahora sueño con ser soldado. Continué mi servicio militar durante 10 años como soldado profesional.

Juan José Florián, mochomán, con uniforme de soldado.Prensa Movistar Colombia

PAG. ¿Usó su uniforme militar para una venganza personal contra las FARC?

r. Valoré mucho cada vez que reflexionaba. Yo creo que mi suegro fue dar un paso más allá, sí, este timbre me permitió entrar en el odio, en entrar en el rencor por lo que me había hecho. Incluso si siento que fui un soldado que, frente al bandido, al enemigo, fui noble cuando rendían, cuando entregaban, porque me ves ahí cuando lo hacían. Entonces, cuando hablan, cuando regresan, se les trata como si estuvieran felices, como si les estuvieran dando tranquilidad. Tuvo esa experiencia unos 28 años después de ser alcanzada por un artefacto explosivo. Sufrí múltiples amputaciones, mis brazos, mi piercing, el ojo de atrás…

PAG. ¿Cómo ha ocurrido?

r. Coloca una bolsa explosiva en mi patio trasero. Fue porque mi madre vendió la finca donde crecimos. Y la gente dice, no, es que esa señora tiene mucho dinero, tiene mucho dinero y da un millón de dólares. Entonces no entiendo a esos señores qué les cabe en la cabeza, pero a mi mamá le exigieron mucho dinero como impulso revolucionario, y a mi hubo mucha persecución, hasta que parecía fácil dejar un artefacto explosivo. Y fui el afortunado que movió esa bolsa, o la abrí, no me acordaba, sólo si voló hacia los átomos, y me abracé la cabeza y le grité: ‘¡Déjame! ¡Disparami! ¡No puedo vivir así…!’, y estaba perdida.

PAG. Pero aquí está, y vivo…

r. Estuve en coma durante 12 días, sobreviví para contar la historia y hoy salí en bicicleta para mis hijos. Pero estuve un tiempo queriendo morir. Pensé en suicidarme a veces, pero daba marcha atrás pensando que si no lo hacía bien y no moriría, acabaría peor aún. Ahora estoy aprendiendo rápidamente cómo poder suicidarme mejor… Entré en un mundo de pensamientos donde tenía uno positivo, pero uno negativo. Uno me dijo ¿por qué vas a vivir sin tus manos? ¿Por qué vivir sin una piedra? Usted no sirve para nada. Pero había algo más que me decía, bueno, sí, tienes que vivir, porque tienes madre, tienes hija, tienes que vivir. Y aunque todo el tiempo se escuchó la voz negativa, me aferré a ella y dije sí, quiero vivir. Y viví, viví, viví para contar la historia. Yo tenía 30 años.

Mochoman, entrando en el pasado de Domingo con Samitier.Prensa Movistar C

PAG. ¿Cómo me convertí en ciclista paralímpico?

r. Después de mi rehabilitación, antes del ciclismo, fui nadador durante cuatro años en las fuerzas armadas. Gracias al deporte puedes dejar de tomar medicamentos para la depresión, para dormir, para todo… Bueno, un día me enamoré de la bicicleta. Y desde hace cinco años Movistar me da la oportunidad de vestir su uniforme. Y pienso en mi sueño. Necesitamos una oportunidad. Y debemos probarlo. Todas las personas tienen oportunidades. Creo que lo más grande es tener vida, no tener sus fines. Tener una familia. Mantente dulce. No tienes que abandonarlos.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_