martes, abril 23

La Corte de Apelaciones revive la demanda de México contra fabricantes de armas

Un panel federal de apelaciones en Boston dictaminó el lunes que una demanda por 10 mil millones de dólares interpuesta por México contra fabricantes de armas estadounidenses cuyas armas son utilizadas por los cárteles de la droga puede proceder, anulando un tribunal inferior que había rechazado el caso.

La decisión, que probablemente será apelada, representa uno de los reveses más importantes para los fabricantes de armas desde la aprobación de una ley federal hace casi dos décadas que otorgaba inmunidad ante las demandas presentadas por las familias de los muertos y heridos por sus armas.

México, en un esfuerzo por cuestionar el alcance de esa ley, demandó a seis fabricantes en 2021, entre ellos Smith & Wesson, Glock y Ruger. Sostuvo que las empresas deberían rendir cuentas por traficar medio millón de armas de fuego a través de la frontera cada año, algunas de las cuales fueron utilizadas en asesinatos.

En septiembre de 2022, un juez del Tribunal Federal de Distrito desestimó la demanda y dictaminó que la ley prohíbe las demandas presentadas por gobiernos extranjeros.

Pero el juez William J. Kayatta Jr., designado por Obama y miembro de la Corte de Apelaciones del Primer Circuito de Estados Unidos, en representación de una mayoría unánime, revivió la demanda. El fallo establece que los demandantes habían presentado un argumento «plausible» de que su caso estaba «estatutariamente exento» del escudo de inmunidad.

En su apelación, los abogados de México, asistidos por grupos de control de armas estadounidenses, dijeron que las empresas «ayudaron e incitaron al tráfico posterior conscientemente ilegal» de sus armas hacia México.

La violencia armada es rampante en México a pesar de la prohibición casi total de la posesión de armas de fuego.

Según Everytown Law, el brazo legal del grupo de control de armas fundado por el ex alcalde de Nueva York Michael R. Bloomberg, entre el 70 y el 90 por ciento de las armas traficadas a México procedían de Estados Unidos.

Los defensores del control de armas acogieron con satisfacción el lunes la decisión de un panel de tres jueces, describiéndola como un hito para responsabilizar a la industria de las armas.

“La Corte no sólo reconoció el derecho de otro país a demandar a las compañías de armas estadounidenses; también atravesó el injusto escudo legal detrás del cual se escondían las compañías de armas”, dijo Jonathan Lowy, un abogado con sede en Maryland que se desempeña como co-abogado de México en el caso y es uno de los fundadores de Acción Global contra la Violencia Armada.

Quienes apoyan a la industria armamentista criticaron el fallo.

«Estamos respetuosa y profundamente en desacuerdo con la decisión de hoy y estamos revisando nuestras opciones legales», dijo Larry Keane, un alto funcionario de la Fundación Nacional de Deportes de Tiro, la principal asociación comercial de la industria de las armas.

“El gobierno de México debería dedicar su tiempo a hacer cumplir sus leyes y llevar a los criminales mexicanos ante la justicia en los tribunales mexicanos, en lugar de convertir a la industria de armas de fuego en chivo expiatorio por su incapacidad y falta de voluntad para proteger a los ciudadanos mexicanos de los cárteles”, dijo.