sábado, junio 22

La historia de Alberto, condenado y absuelto por el mismo tribunal y por las mismas personas

Más noticias – Noticias recientes

Ángeles Diez, la abogada de Alberto, se queda sin palabras cuando dice esta suposición: «¡Es de traca!». El cliente fue condenado y absuelto por los mismos hechos y por el mismo tribunal de la Audiencia Provincial de Cáceres en menos de seis meses. «Es de película. Alguien te dice esto y no lo cree. Lo que me pasó no me sorprende en absoluto”, continúa esta canción madrileña emitida desde hace más de 25 años.

Fijemos la historia de Alberto el 30 de noviembre de 2022. Hoy se conoce la sentencia del Jurado Penal número 1 de Plasencia, que la condenó junto a otro hombre. Alberto fue considerado coautor de un robo con fuerza susceptible de intento, ocurrido en esta localidad cacereña, contribuyendo a la agravante del delito. ¿Vale la pena? Un año y nuevos meses de prisión.

Según la resolución judicial, el 21 de agosto de 2020 Alberto y el otro imputado, Alfredo, se dirigieron en un auto Audi A3 negro a un lavadero de autos en Travesía Adelanto López. Alfredo subió desde el interior del vehículo con funciones de vigilancia y emergencia, mientras Alberto bajaba del auto y trepaba. por un muro de horror de una de las paredes del edificio. Tienes tiempo de mover las cámaras de seguridad, salir de un patio, cuando hayas apuntado una cámara que se está moviendo y forzar al menos una de las puertas. Según atestigua el delegado sindical que lanzó el ataque a través de una aplicación móvil y llamó a la policía.

Los agentes que lo acompañaban descubrieron a Alfredo, quien abiertamente se dirigió al auto luego de un accidente automovilístico. Tenía intención de marchar, pero los funcionarios lo interceptaron. En el camino recibieron un paquete que contenía, entre otros documentos, el DNI a nombre de Alberto, quien estuvo detenido los últimos días en la capital de España porque fue enviado a una comisión de la Policía Nacional para pedir unirse a la DNI. «Me dijeron tres horas, al final me dijeron y me quedé tres días en los calabozos», Recuerda al implicado.

El papel del Ministerio Público

Al final y al final, desde el final, las palabras fiscales quedan frescas en el tramo final para buscar la pena de prisión del cliente: «También fue traca. Alguien como Alberto que era un delincuente, que había sido secuestrado por otros hombres que fueron víctimas de un crimen violento, quería ser él».

Exacto, así lo reconoció en el video del juego, el representante del Ministerio Público dijo que Alberto previamente había robado cosas de la fuerza, y se sumó: «¡Hombreee! Esto es absolutamente relevante. Ahora estoy en prisión y es obvio. Y la Policía lo tiene presente (…) debes encontrar en el coche tu DNI y la documentación de tu vehículo. Es absolutamente relevante. La justificación de por qué jugaba al fútbol y de otra manera quedó en el olvido. Dejemos claro que participamos en el juego».

El abad de Alberto recurrió la sentencia y el tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia de Cáceres, formada por Tres magistrados, interpusieron el pedido de apelación sin esperar que el escrito de los otros imputados exponga el asunto. Confirmó, por tanto, el contenido de la falta de primera instancia, al haber informado diferente jurisprudencia de la Corte Suprema y del Tribunal Constitucional respecto del derecho a la presunción de inocencia. Era el 25 de septiembre de 2023.

Basó su resolución en las manifestaciones del otro coacusado, quien declaró «espontáneamente que tienes la posibilidad de robar en el baño de coches», ver sentencia de apelación. «Estos testimonios fueron corroborados también por otros policías y miembros de la policía local de Plasencia», a quienes el detenido ‘in situ’ dijo que «estaba con Alberto, su amigo; Han ido a Robar, a dar la hoguera.»

A esto también se alude en la frase. Alberto, en esencia, pretendía «desvirtuar» esta afirmación, pero no fue pensado en él «por las múltiples contradicciones en que incurren y sobre todo, por no haber proporcionado los datos de identidad de las personas que fueron mencionadas (noblemente) en el momento de los mismos, ni proponerlo como un texto de ayuda» . de la nueva versión».

Pero la historia dio un giro radical el 1 de marzo. El mismo tribunal que ratificó la sentencia de primera instancia absolvió a Alberto a raíz del otro condenado. En su nueva resolución, los tres partidos de la ciudadanía cacereña han establecido que No se reconoció que fue él quien lo acompañaba, pero se trataba de «otra persona no identificada».

«En el pasado”, explica, “no está claro que Alfredo se lo dijera expresamente a Alberto, limitándose a utilizar, según los agentes, ‘el plural’, como dice la sentencia de la instancia». «Esto sucede en quienes no reúnen las condiciones necesarias para ser escuchados como se esperaba, sin considerar la causa de cualquier referencia de Alfredo a Alberto tras la instrucción, en la que sus declaraciones fueron, desde el primer momento, exculpatorias», añaden los magistrados. .

«Ciertamente», afirma a continuación, la identificación del DNI de Alberto en el coche «es una pista plenamente compatible con su participación en los crímenes, que fue justificada sin cuestionar su muerte». «Pero esta prueba por sí sola no nos permite declararnos acreditados, más que nada es razonable»que Alberto participó en el golpe frustrado.

Entonces, ¿por qué subir el DNI al vehículo? «Si se ha perdido la documentación del cambio de equipamiento de un partido de fútbol que se jugó con Alfredo el día anterior», según este imputado, para lo que el tribunal aplica el principio legal ‘in dubio pro reo’ (en caso de disputa , un favor del acusado).

«El tribunal debe romperse la cabeza para ver cómo se arregla», Refleja la casa de Alberto. Cuando llamó a su cliente para decidir que estaba absolutamente seguro, pensé que en realidad era el llamado para ir a prisión. «Hagamos un negocio y decidamos ante el mundo entero que me voy a trabajar al extranjero, en lugar de decidir que voy a ir a la cárcel», recuerda Ángeles Ten, todavía sorprendida por la historia de la «traca» de Alberto. «Destrozaron mi vida. Sabía que no tenía nada que ver con esa suposición y me torturaron durante tres años.», planteó casos un año criticando a este padre de familia y agente inmobiliario.

Noticias de interés – Medios digitales